Leyes del mundo espiritual

La esencia de la naturaleza del mundo sensible es verdaderamente espiritual, es espíritu.

Todo sentimiento de verdadera devoción, cultivado en el alma, desarrolla una fuerza que hará progresar al hombre en el campo del conocimiento.

Todo conocimiento que busques solo para aumentar tu propio saber y para acumular tesoros personales, te desviará del sendero; pero todo conocimiento que busques para madurar en el empeño del ennoblecimiento humano y de la evolución del mundo, te hará progresar un paso más.

Así como el mundo mineral, el mundo vegetal y el mundo animal están en nuestro torno, también lo estaban los mundos del alma y del espíritu, una vez  nos  rodeo. Y lo que entonces era fuera de nosotros, ahora es nuestra alma, que la hemos hacia el interior, lo que para empezar, estaba afuera y alrededor. Esto se ha convertido en el alma. El espíritu, también, una vez estuvo hacia fuera al alrededor. Y lo que es ahora el alrededor de nosotros  se convertirá en nuestra vida interior. 

 

*Toda idea que para tí no se convierta en un ideal, apaga una fuerza en tu alma; toda idea en cambio, que se convierte en un ideal, crea en tu ser fuerzas vitales.

*Ajusta cada uno de tus actos, cada una de tus palabras, de manera que no coartes la libertad de obrar de persona alguna.

*Nada que el hombre realice que no logre su conciencia, contribuiá a su desarrollo.

*La Libertad vive en el pensar humano y la vountad no es directamente libre , sino el pensamiento que fortalece a la voluntad.

Imaginación

Conocimiento imaginativo. El ojo espiritual se extiende en imágenes que están atrás del mundo de los sentidos. Si estamos ante una planta, el ojo espiritual extrae lo que el ojo físico ve como color, de manera que éste flote libremente en el aire y empieza a ser vivificada por el espíritu en lugar de vivificada por lo material de la planta. Cada color es la expresión de la peculiaridad de una entidad espiritual-anímica. Si destella una imagen color verde, será la expresión de un ser inteligente, si destella una imagen de color rojizo claro será la expresión de una entidad pasional, también se presentan la imagen de los sonidos, de los olores, sabores. Esta percepción no tiene nada que ver con lo que uno se imagina. Es una percepción de índole diferente a la sensorial.

Una imagen o una imaginación trabaja de una manera viva, como un ser vivo en sí.

El elemento espiritual que sostiene la imaginación es el arquetipo espiritual del sistema oseo.

Inspiración

Para comprender a estas entidades espirituales-anímicas es necesario desarrollar elevar al conocimiento de la inspiración. Asi las propias entidades comunican lo que son y quienes son.

Cuando nosotros estamos entre la muerte y el nuevo nacimiento, sin estar sujetos a las leyes de la gravedad terrestre, la atracción hacia ciertas jerarquias es nuestra forma de "movimiento" espiritual. Por la inspiración. El elemento espiritual que sostiene la inspiración es el arquetipo espiritual del sistema muscular.

Intuición

Para que el hombre llegue a la unificación con las entidades espiritual-anímicas sumergiendose en su propia naturaleza requiere el conocimiento intuitivo. A este conocimiento solo puede tener acceso el hombre que haya desarrollado en sí mismo el amor hacia todos los seres; y que no haga distinción entre él y los demás seres del ambiente espiritual, porque ha derramado su propio ser en todo el ambiente espiritual. El elemento espiritual que sostiene la intuición  es el arquetipo espiritual del sistema nervioso.

 

La verdad

Es la conductora de los hombres hacia la concordia y comprensión mutua. entre más desarrollemos la verdad nuestro ser tanto más lo fortaleceremos.

Conciencia moral

Tras la conciencia moral yace una pequeñísima chispa, que ha sido colocada en el alma humana como algo eterno y que cuando se la escucha, muestra con fuerza irrebatible, las leyes del bien y del mal.

Es algo que habla en el alma humana con una gran fuerza primaria.

La dignidad humana depende de la conciencia moral, es un bien individual sagrado, en el que nada del mundo exteior debe intervenir.

La conciencia moral es una garantia para nuestra relación con las fuerzas divinas primigenias del universo.

Escorpión

22 Octubre 21 Noviembre 

El existir consume a la entidad,

más en la entidad se conserva la existencia.

En el dolor desaparece el devenir,

en el devenir persiste el obrar.

En el punitivo regir cósmico,

en el presentido configurarse,

la entidad conserva a las entidades.

 

 

 

El pensar

El ser solar es encadenado a la tierra y privado de las fuerzas vitales, tal como un escorpión. El sol se sumerge más y más y las fuerzas de la muerte se esparcen en la naturaleza; la luz se torna tenue y fina.

Aquí deberíamos insertar al Aguila. Este impulso parte de la cabeza.

Paciencia; cognición, la paciencia es necesaria para el desarrollo espiritual, la paciencia se fundamenta en: satisfacción interior, altruismo, perseverancia, equilibrio interior y devoción hacia lo que se va a revelar.

Categoría del pensar: Substancia Toda substancia define un objeto real.
La substancia primera, la substancia por excelencia, es aquella que ni se dice de un sujeto, ni se encuentra en un sujeto. Por ejemplo: un hombre, un caballo.
Se llama substancia segunda las especies  y los géneros de las especies, asi hombre, animal son substancias segundas.

los géneros se atribuyen a las especies
La substancia posee la propiedad de no tener contrarios
La substancia no es suceptible de ser más o menos
La propiedad especial de la  substancia es que puede recibir los contrarios y experimentar un cambio.

Color: violeta claro

Nota musical: Do #

 

Movimiento: Los brazos se colocan al lado del cuerpo, el brazo izquierdo un poco más alejado, apuntando hacia el suelo.

Cada noche santa hace referencia a la etapa que vivimos en el recorrido a través de las contelaciones astrológicas

2-3-4 de Enero. Es la noche undécima. Es la lucha con el guardián del Umbral.
Misterio: Construir en nosotros el castillo del grial. Confesarse siempre más al Altísimo en fidelidad. (Escorpión)


Concepción del mundo:

Dinamismo

Un cuento para escorpión

La Bella Durmiente

 

Hace muchos años vivían un rey y una reina quienes cada día decían: "¡Ah, si al menos tuviéramos un hijo!" Pero el hijo no llegaba. Sin embargo, una vez que la reina tomaba un baño, una rana saltó del agua a la tierra, y le dijo: "Tu deseo será realizado y antes de un año, tendrás una hija."

Lo que dijo la rana se hizo realidad, y la reina tuvo una niña tan preciosa que el rey no podía ocultar su gran dicha, y ordenó una fiesta. Él no solamente invitó a sus familiares, amigos y conocidos, sino también a un grupo de hadas, para que ellas fueran amables y generosas con la niña. Eran trece estas hadas en su reino, pero solamente tenía doce platos de oro para servir en la cena, así que tuvo que prescindir de una de ellas.

La fiesta se llevó a cabo con el máximo esplendor, y cuando llegó a su fin, las hadas fueron obsequiando a la niña con los mejores y más portentosos regalos que pudieron: una le regaló la Virtud, otra la Belleza, la siguiente Riquezas, y así todas las demás, con todo lo que alguien pudiera desear en el mundo.

Cuando la decimoprimera de ellas había dado sus obsequios, entró de pronto la décimo tercera. Ella quería vengarse por no haber sido invitada, y sin ningún aviso, y sin mirar a nadie, gritó con voz bien fuerte: "¡La hija del rey, cuando cumpla sus quince años, se punzará con un huso de hilar, y caerá muerta inmediatamente!" Y sin más decir, dio media vuelta y abandonó el salón.

Todos quedaron atónitos, pero la duodécima, que aún no había anunciado su obsequio, se puso al frente, y aunque no podía evitar la malvada sentencia, sí podía disminuirla, y dijo: "¡Ella no morirá, pero entrará en un profundo sueño por cien años!"

El rey trataba por todos los medios de evitar aquella desdicha para la joven. Dio órdenes para que toda máquina hilandera o huso en el reino fuera destruido. Mientras tanto, los regalos de las otras doce hadas, se cumplían plenamente en aquella joven. Así ella era hermosa, modesta, de buena naturaleza y sabia, y cuanta persona la conocía, la llegaba a querer profundamente.

Sucedió que en el mismo día en que cumplía sus quince años, el rey y la reina no se encontraban en casa, y la doncella estaba sola en palacio. Así que ella fue recorriendo todo sitio que pudo, miraba las habitaciones y los dormitorios como ella quiso, y al final llegó a una vieja torre. Ella subió por las angostas escaleras de caracol hasta llegar a una pequeña puerta. Una vieja llave estaba en la cerradura, y cuando la giró, la puerta súbitamente se abrió. En el cuarto estaba una anciana sentada frente a un huso, muy ocupada hilando su lino.

"Buen día, señora," dijo la hija del rey, "¿Qué haces con eso?" - "Estoy hilando," dijo la anciana, y movió su cabeza.

"¿Qué es esa cosa que da vueltas sonando tan lindo?" dijo la joven.

Y ella tomó el huso y quiso hilar también. Pero nada más había tocado el huso, cuando el mágico decreto se cumplió, y ella se punzó el dedo con él.

En cuanto sintió el pinchazo, cayó sobre una cama que estaba allí, y entró en un profundo sueño. Y ese sueño se hizo extensivo para todo el territorio del palacio. El rey y la reina quienes estaban justo llegando a casa, y habían entrado al gran salón, quedaron dormidos, y toda la corte con ellos. Los caballos también se durmieron en el establo, los perros en el césped, las palomas en los aleros del techo, las moscas en las paredes, incluso el fuego del hogar que bien flameaba, quedó sin calor, la carne que se estaba asando paró de asarse, y el cocinero que en ese momento iba a jalarle el pelo al joven ayudante por haber olvidado algo, lo dejó y quedó dormido. El viento se detuvo, y en los árboles cercanos al castillo, ni una hoja se movía.

Pero alrededor del castillo comenzó a crecer una red de espinos, que cada año se hacían más y más grandes, tanto que lo rodearon y cubrieron totalmente, de modo que nada de él se veía, ni siquiera una bandera que estaba sobre el techo. Pero la historia de la bella durmiente "Preciosa Rosa," que así la habían llamado, se corrió por toda la región, de modo que de tiempo en tiempo hijos de reyes llegaban y trataban de atravesar el muro de espinos queriendo alcanzar el castillo. Pero era imposible, pues los espinos se unían tan fuertemente como si tuvieran manos, y los jóvenes eran atrapados por ellos, y sin poderse liberar, obtenían una miserable muerte.

Y pasados cien años, otro príncipe llegó también al lugar, y oyó a un anciano hablando sobre la cortina de espinos, y que se decía que detrás de los espinos se escondía una bellísima princesa, llamada Preciosa Rosa, quien ha estado dormida por cien años, y que también el rey, la reina y toda la corte se durmieron por igual. Y además había oído de su abuelo, que muchos hijos de reyes habían venido y tratado de atravesar el muro de espinos, pero quedaban pegados en ellos y tenían una muerte sin piedad. Entonces el joven príncipe dijo:

-"No tengo miedo, iré y veré a la bella Preciosa Rosa."-

El buen anciano trató de disuadirlo lo más que pudo, pero el joven no hizo caso a sus advertencias.

Pero en esa fecha los cien años ya se habían cumplido, y el día en que Preciosa Rosa debía despertar había llegado. Cuando el príncipe se acercó a donde estaba el muro de espinas, no había otra cosa más que bellísimas flores, que se apartaban unas de otras de común acuerdo, y dejaban pasar al príncipe sin herirlo, y luego se juntaban de nuevo detrás de él como formando una cerca.

En el establo del castillo él vio a los caballos y en los céspedes a los perros de caza con pintas yaciendo dormidos, en los aleros del techo estaban las palomas con sus cabezas bajo sus alas. Y cuando entró al palacio, las moscas estaban dormidas sobre las paredes, el cocinero en la cocina aún tenía extendida su mano para regañar al ayudante, y la criada estaba sentada con la gallina negra que tenía lista para desplumar.

Él siguio avanzando, y en el gran salón vió a toda la corte yaciendo dormida, y por el trono estaban el rey y la reina.

Entonces avanzó aún más, y todo estaba tan silencioso que un respiro podía oirse, y por fin llegó hasta la torre y abrió la puerta del pequeño cuarto donde Preciosa Rosa estaba dormida. Ahí yacía, tan hermosa que él no podía mirar para otro lado, entonces se detuvo y la besó. Pero tan pronto la besó, Preciosa Rosa abrió sus ojos y despertó, y lo miró muy dulcemente.

Entonces ambos bajaron juntos, y el rey y la reina despertaron, y toda la corte, y se miraban unos a otros con gran asombro. Y los caballos en el establo se levantaron y se sacudieron. Los perros cazadores saltaron y menearon sus colas, las palomas en los aleros del techo sacaron sus cabezas de debajo de las alas, miraron alrededor y volaron al cielo abierto. Las moscas de la pared revolotearon de nuevo. El fuego del hogar alzó sus llamas y cocinó la carne, y el cocinero le jaló los pelos al ayudante de tal manera que hasta gritó, y la criada desplumó la gallina dejándola lista para el cocido.

Días después se celebró la boda del príncipe y Preciosa Rosa con todo esplendor, y vivieron muy felices hasta el fin de sus vidas.

 

Comntario

las hadas obequian las fuerzas zodiacales, la decimotercera será la fuerza de escorpio; la muerte. La princesa se pincha, como picada por un escorpión, a los 15 años en el que se liber el cuerpo astral, las fuerzas de escorpión empiezan a actuar. El principe, el Yo comienza a dominarlas pasiones. El Yo de naturaleza solar vence la unilateralidad de las fuerzas de escorpio.

l