Leyes del mundo espiritual

La esencia de la naturaleza del mundo sensible es verdaderamente espiritual, es espíritu.

Todo sentimiento de verdadera devoción, cultivado en el alma, desarrolla una fuerza que hará progresar al hombre en el campo del conocimiento.

Todo conocimiento que busques solo para aumentar tu propio saber y para acumular tesoros personales, te desviará del sendero; pero todo conocimiento que busques para madurar en el empeño del ennoblecimiento humano y de la evolución del mundo, te hará progresar un paso más.

Así como el mundo mineral, el mundo vegetal y el mundo animal están en nuestro torno, también lo estaban los mundos del alma y del espíritu, una vez  nos  rodeo. Y lo que entonces era fuera de nosotros, ahora es nuestra alma, que la hemos hacia el interior, lo que para empezar, estaba afuera y alrededor. Esto se ha convertido en el alma. El espíritu, también, una vez estuvo hacia fuera al alrededor. Y lo que es ahora el alrededor de nosotros  se convertirá en nuestra vida interior. 

 

*Toda idea que para tí no se convierta en un ideal, apaga una fuerza en tu alma; toda idea en cambio, que se convierte en un ideal, crea en tu ser fuerzas vitales.

*Ajusta cada uno de tus actos, cada una de tus palabras, de manera que no coartes la libertad de obrar de persona alguna.

*Nada que el hombre realice que no logre su conciencia, contribuiá a su desarrollo.

*La Libertad vive en el pensar humano y la vountad no es directamente libre , sino el pensamiento que fortalece a la voluntad.

Imaginación

Conocimiento imaginativo. El ojo espiritual se extiende en imágenes que están atrás del mundo de los sentidos. Si estamos ante una planta, el ojo espiritual extrae lo que el ojo físico ve como color, de manera que éste flote libremente en el aire y empieza a ser vivificada por el espíritu en lugar de vivificada por lo material de la planta. Cada color es la expresión de la peculiaridad de una entidad espiritual-anímica. Si destella una imagen color verde, será la expresión de un ser inteligente, si destella una imagen de color rojizo claro será la expresión de una entidad pasional, también se presentan la imagen de los sonidos, de los olores, sabores. Esta percepción no tiene nada que ver con lo que uno se imagina. Es una percepción de índole diferente a la sensorial.

Una imagen o una imaginación trabaja de una manera viva, como un ser vivo en sí.

El elemento espiritual que sostiene la imaginación es el arquetipo espiritual del sistema oseo.

Inspiración

Para comprender a estas entidades espirituales-anímicas es necesario desarrollar elevar al conocimiento de la inspiración. Asi las propias entidades comunican lo que son y quienes son.

Cuando nosotros estamos entre la muerte y el nuevo nacimiento, sin estar sujetos a las leyes de la gravedad terrestre, la atracción hacia ciertas jerarquias es nuestra forma de "movimiento" espiritual. Por la inspiración. El elemento espiritual que sostiene la inspiración es el arquetipo espiritual del sistema muscular.

Intuición

Para que el hombre llegue a la unificación con las entidades espiritual-anímicas sumergiendose en su propia naturaleza requiere el conocimiento intuitivo. A este conocimiento solo puede tener acceso el hombre que haya desarrollado en sí mismo el amor hacia todos los seres; y que no haga distinción entre él y los demás seres del ambiente espiritual, porque ha derramado su propio ser en todo el ambiente espiritual. El elemento espiritual que sostiene la intuición  es el arquetipo espiritual del sistema nervioso.

 

La verdad

Es la conductora de los hombres hacia la concordia y comprensión mutua. entre más desarrollemos la verdad nuestro ser tanto más lo fortaleceremos.

Conciencia moral

Tras la conciencia moral yace una pequeñísima chispa, que ha sido colocada en el alma humana como algo eterno y que cuando se la escucha, muestra con fuerza irrebatible, las leyes del bien y del mal.

Es algo que habla en el alma humana con una gran fuerza primaria.

La dignidad humana depende de la conciencia moral, es un bien individual sagrado, en el que nada del mundo exteior debe intervenir.

La conciencia moral es una garantia para nuestra relación con las fuerzas divinas primigenias del universo.

Friedrich Schiller

Johann Christoph Friedrich Schiller,  nace en Marbach am Neckar, 10 de noviembre de 1759, muere en Weimar el 9 de mayo de 1805.

La importancia de Schiller en el desarrollo de la concepción del mundo suele ser subestimada.

Goethe tuvo que quejarse de que no fue reconocido como un científico de la naturaleza porque la gente se había acostumbrado a tomarlo como un poeta. Asi ocurrió con  los que penetraron en las ideas filosóficas de Schiller, debemos lamentar que es tan poco apreciado por los expertos que se ocupan de la historia de la concepción del mundo, porque se considera el ámbito de Schiller, como si  se limitara a la esfera de la poesía.

 Schiller expresa su actitud hacia Kant:  La elevación de la creencia moral a la que Kant se refería al elevar  al hombre era muy apreciado por el poeta que, en su Ladrones, e Intrigas y amor, ha celebrado un espejo de la corrupción de su tiempo. Sin embargo, se hizo la pregunta: ¿Debería ser realmente una verdad necesaria que el hombre puede ser elevado a la altura de "imperativo categórico" sólo a través de la lucha en contra de sus deseos e impulsos?

 Kant quería atribuir a la naturaleza sensible del hombre sólo la inclinación hacia lo bajo, el egoísmo, la satisfacción de los sentidos, y sólo él que se alza por encima de la sensualidad, que mortifica la carne;  sólo él podía ser virtuoso. Así, Kant degrada al hombre natural, a fin de ser capaz de elevar el hombre moral mucho más alto.

Para Schiller la presente sentencia parecía contener algo que era indigno del hombre. En caso de no ser posible ennoblecer los impulsos del hombre para convertirse en sí mismo, inclinado hacia la vida del derecho y la moral? Ellos no tendrían que ser suprimidos para ser moralmente eficaz. Schiller, por lo tanto, se opone a la demanda rigurosa de Kant del deber en el epigrama: "Escrúpulos de conciencia":

 

Un hombre que quiere vivir exclusivamente para el impulso sensual que ha silenciado la razón, un hombre que quiere servir a la razón solamente debe mortificar la sensualidad. En el primer caso, sin embargo, escucha la voz de la razón, va a ceder a ella de mala gana contra su voluntad en este último caso señala la llamada de sus deseos, se siente como una carga en su camino de la virtud. La naturaleza física del hombre y su carácter espiritual, entonces parece que vivimos en una discordia fatal. ¿No hay un estado en el hombre en el que tanto los impulsos, lo sensual y lo espiritual, puedan vivir en armonía?  La respuesta de Schiller a esta pregunta es positiva. Existe, de hecho, como un estado en el hombre. Es el estado en el que lo bello es creado y disfrutado. El que crea una obra de arte sigue un impulso libre de la naturaleza. Él sigue una inclinación, al hacerlo, pero no es la pasión física que lo impulsa. Es la imaginación, es el espíritu. Esto también es válido para un hombre que se entrega al disfrute de una obra de arte. La obra de arte, mientras que afecta a su sensualidad, cumple su espíritu, al mismo tiempo. El hombre no puede ceder a sus deseos sin cumplir las leyes superiores del espíritu, que pueda cumplir con sus funciones sin prestar atención a la sensualidad. Una bella obra de arte afecta a su alegría sin despertar sus deseos, y lo transporta a un mundo en el que permanece en virtud de su propia disposición. El hombre es comparable a un niño en este estado, a raíz de sus inclinaciones en sus acciones sin preguntar si son contrarios a las leyes de la razón. "El hombre sensual es conducido a través de la belleza. . . en el pensamiento, a través de la belleza, el hombre espiritual es conducido de nuevo a la materia, regresó al mundo de los sentidos " (Cartas sobre la Educación Estética del Hombre; ).


HIMNO A LA ALEGRÍA

 

¡Alegría, hermosa chispa de los dioses

hija del Elíseo!

¡Ebrios de ardor penetramos,

diosa celeste, en tu santuario!

Tu hechizo vuelve a unir

lo que el mundo había separado,

todos los hombres se vuelven hermanos

allí donde se posa tu ala suave.

 

Quien haya alcanzado la fortuna

de poseer la amistad de un amigo, quien

haya conquistado a una mujer deleitable

una su júbilo al nuestro.

Sí, quien pueda llamar suya aunque

sólo sea a un alma sobre la faz de la Tierra.

Y quien no pueda hacerlo,

que se aleje llorando de esta hermandad.


Todos los seres beben la alegría

en el seno de la naturaleza,

todos, los buenos y los malos,

siguen su camino de rosas.

Nos dio ósculos y pámpanos

y un fiel amigo hasta la muerte.

Al gusano se le concedió placer

y al querubín estar ante Dios.


Gozosos, como los astros que recorren

los grandiosos espacios celestes,

transitad, hermanos,

por vuestro camino, alegremente,

como el héroe hacia la victoria.

 

¡Alegría, hermosa chispa de los dioses

hija del Elíseo!

¡Ebrios de ardor penetramos,

diosa celeste, en tu santuario!

Tu hechizo vuelve a unir

lo que el mundo había separado,

todos los hombres se vuelven hermanos

allí donde se posa tu ala suave.

 

¡Abrazaos, criaturas innumerables!

¡Que ese beso alcance al mundo entero!

¡Hermanos!, sobre la bóveda estrellada

tiene que vivir un Padre amoroso.

 

¿No vislumbras, oh mundo, a tu Creador?

Búscalo sobre la bóveda estrellada.

Allí, sobre las estrellas, debe vivir.

 

¡Alegría, hermosa chispa de los dioses,

hija del Elíseo!

¡Ebrios de ardor penetramos,

diosa celeste, en tu santuario!

¡Abrazaos, criaturas innumerables!

¡Que ese beso alcance al mundo entero!

¿Os prostráis, criaturas innumerables?

¿No vislumbras, oh mundo, a tu Creador?

¡Búscalo sobre la bóveda estrellada!

Hermanos, sobre la bóveda estrellada

tiene que vivir un Padre amoroso.

 

¡Alegría, hija del Elíseo!

Tu hechizo vuelve a unir

lo que el mundo había separado

todos los hombres se vuelven hermanos

allí donde se posa tu ala suave.

 

¡Abrazaos, criaturas innumerables!

¡Que ese beso alcance al mundo entero!

¡Hermanos!, sobre la bóveda estrellada

tiene que vivir un Padre amoroso.

 

¡Alegría, hermosa chispa de los dioses,

hija del Elíseo!

¡Alegría, hermosa chispa de los dioses!

 

Solo por la aurora de lo hermoso

entraras en el reino de conocimiento

                                   Schiller

Goethe ante el cráneo de Shiller

Goethe tomó en sus manos el cráneo de Schiller y creyó reconocer, en la forma y en los rasgos de esta maravillosa creación, el ser del espíritu de Schiller como en un molde. La expresión de la naturaleza espiritual, en las líneas y formas de la materia, que allí se mostraba, inpiró a Goethe las más hermosas palabras:

"Qué más puede lograr el hombre en la vida,

que la revelación en su alma de la naturaleza divina;

ella diluye la materia para que devenga el espíritu,

ella mantiene sólido lo creado por el espíritu."

 

La estructura de nuestro cráneo es la expresión plástica exterior de cómo, cada uno individualmente habíamos vivido y actuado en la encarnación anterior. La forma exterior del cráneo expresa lo que habíamos sido en una encarnación anterior.

Rudolf Steiner.

 

 

En el hombre enoblecido el deber esrtricto se transforma en una libre voluntad. y el hombre que lleva a cabo con placer lo que es moral se situará más alto en la escala moral del mundo, que aquel que deba reprimir su ser para obedecer al imperactivo categórico.