Leyes del mundo espiritual

La esencia de la naturaleza del mundo sensible es verdaderamente espiritual, es espíritu.

Todo sentimiento de verdadera devoción, cultivado en el alma, desarrolla una fuerza que hará progresar al hombre en el campo del conocimiento.

Todo conocimiento que busques solo para aumentar tu propio saber y para acumular tesoros personales, te desviará del sendero; pero todo conocimiento que busques para madurar en el empeño del ennoblecimiento humano y de la evolución del mundo, te hará progresar un paso más.

Así como el mundo mineral, el mundo vegetal y el mundo animal están en nuestro torno, también lo estaban los mundos del alma y del espíritu, una vez  nos  rodeo. Y lo que entonces era fuera de nosotros, ahora es nuestra alma, que la hemos hacia el interior, lo que para empezar, estaba afuera y alrededor. Esto se ha convertido en el alma. El espíritu, también, una vez estuvo hacia fuera al alrededor. Y lo que es ahora el alrededor de nosotros  se convertirá en nuestra vida interior. 

 

*Toda idea que para tí no se convierta en un ideal, apaga una fuerza en tu alma; toda idea en cambio, que se convierte en un ideal, crea en tu ser fuerzas vitales.

*Ajusta cada uno de tus actos, cada una de tus palabras, de manera que no coartes la libertad de obrar de persona alguna.

*Nada que el hombre realice que no logre su conciencia, contribuiá a su desarrollo.

*La Libertad vive en el pensar humano y la vountad no es directamente libre , sino el pensamiento que fortalece a la voluntad.

Imaginación

Conocimiento imaginativo. El ojo espiritual se extiende en imágenes que están atrás del mundo de los sentidos. Si estamos ante una planta, el ojo espiritual extrae lo que el ojo físico ve como color, de manera que éste flote libremente en el aire y empieza a ser vivificada por el espíritu en lugar de vivificada por lo material de la planta. Cada color es la expresión de la peculiaridad de una entidad espiritual-anímica. Si destella una imagen color verde, será la expresión de un ser inteligente, si destella una imagen de color rojizo claro será la expresión de una entidad pasional, también se presentan la imagen de los sonidos, de los olores, sabores. Esta percepción no tiene nada que ver con lo que uno se imagina. Es una percepción de índole diferente a la sensorial.

Una imagen o una imaginación trabaja de una manera viva, como un ser vivo en sí.

El elemento espiritual que sostiene la imaginación es el arquetipo espiritual del sistema oseo.

Inspiración

Para comprender a estas entidades espirituales-anímicas es necesario desarrollar elevar al conocimiento de la inspiración. Asi las propias entidades comunican lo que son y quienes son.

Cuando nosotros estamos entre la muerte y el nuevo nacimiento, sin estar sujetos a las leyes de la gravedad terrestre, la atracción hacia ciertas jerarquias es nuestra forma de "movimiento" espiritual. Por la inspiración. El elemento espiritual que sostiene la inspiración es el arquetipo espiritual del sistema muscular.

Intuición

Para que el hombre llegue a la unificación con las entidades espiritual-anímicas sumergiendose en su propia naturaleza requiere el conocimiento intuitivo. A este conocimiento solo puede tener acceso el hombre que haya desarrollado en sí mismo el amor hacia todos los seres; y que no haga distinción entre él y los demás seres del ambiente espiritual, porque ha derramado su propio ser en todo el ambiente espiritual. El elemento espiritual que sostiene la intuición  es el arquetipo espiritual del sistema nervioso.

 

La verdad

Es la conductora de los hombres hacia la concordia y comprensión mutua. entre más desarrollemos la verdad nuestro ser tanto más lo fortaleceremos.

Conciencia moral

Tras la conciencia moral yace una pequeñísima chispa, que ha sido colocada en el alma humana como algo eterno y que cuando se la escucha, muestra con fuerza irrebatible, las leyes del bien y del mal.

Es algo que habla en el alma humana con una gran fuerza primaria.

La dignidad humana depende de la conciencia moral, es un bien individual sagrado, en el que nada del mundo exteior debe intervenir.

La conciencia moral es una garantia para nuestra relación con las fuerzas divinas primigenias del universo.

Goethe

Goethe nace enFrankfurt el 28 de agosto de 1749 muere en Weimar el 22 de marzo de 1832 Alemania.

Encontramos que Goethe fue uno de esos espíritus que había en él una fuente inagotable de la grandeza.

Goethe es un espíritu que nos afecta de una manera muy especial.

Es un sabio, a cuya sabiduría volvemos otra vez después de largos años, y siempre a descubrir algo nuevo.

Goethe también se produce una especie de revelación secreta, una especie de Apocalipsis. Este Apocalipsis se oculta dentro de sus obras, que constituye la conclusión de su "Deutscher Ausgewanderten Unterhaltung," y es leída sólo por unas cuantas personas.

Para Goethe la tarea inmediata de la humanidad consistirá en trascender el simple conocimiento de lo mineral, y conocer lo vegetal.


¿Quién es el hombre representativo en la búsqueda del conocimiento de lo vegetal?
Goethe, se convirtió en el personaje de la quinta época post-atlante en su período rudimentario.

Goethe se empeña en asir  la planta en trance de devenir; no es algo muerto, cerrado y terminado, sino algo que se halla en proceso que va de hoja en hoja. Un proceso de contracción, expansión.

Reconocido  como uno de las mas grandes y versátiles escritores y pensadores Europeos de los tiempos modernos. Johann Wolfgang von Goethe influenció profundamente el crecimiento del romanticismo literario. Mejor conocido por su poesía lírica, por la gran influencia de sus novelas, y particularmente por su poema dramático Fausto , Goethe también hizo substanciales contribuciones a la biología, historia y la filosofía de la ciencia.

http://misterio.tuentorno.net/?p=41

 

LA CIENCIA Y GOETHE

 

Desde el punto de vista filosófico, Goethe era un neoplatónico. El neoplatonismo le permitió descubrir que el mundo es uno y tal visión fue la que nutrió el ánimo del poeta. Poesía, verdad, ciencia, alquimia y rosacrucismo se concilian en un solo conocimiento: el conocimiento humano, el cual dota de significado al mundo. Según el neoplatonismo los planetas son entidades con características idénticas a las de los cuerpos vivos, tal y como lo insinuó Platón en su diálogo Timeo. El cuerpo del planeta es animado por un sistema venoso manifestado en los canales de lava subterráneos, sistema completado por el agua de mar que regresa a las montañas recorriendo enormes depósitos bajo tierra, para después fluir por el cauce de los ríos. El neoplatonismo nos habla con imágenes. Goethe escribe al respecto: “Me imagino la tierra con su aura vaporosa como la eterna aspiración y espiración de un magno ser viviente”. A partir de esta enseñanza, Goethe eleva su edificio conceptual.
Goethe estaba convencido de que la manera de descubrir los secretos de la naturaleza es por medio de la visión, y no por medio de máquinas. “La naturaleza enmudece con el tormento”, aseguraba. Por eso en su Historia de la teoría de los colores, Goethe comenta sobre el Ars magna lucis et umbrae de Kircher: “Por vez primera queda demostrado con claridad que la luz, la sombra y los colores tienen que considerarse elementos de la visión, y que los colores son un producto de las dos primeras”.
¿Dónde aprendió todo esto nuestro poeta? Sabemos que al principio Goethe fue un esoterista aficionado, porque fue rechazado por todas las escuelas donde pretendió entrar. Parece que los primeros en recibirlo fueron los rosacruces. Goethe escribió un poema donde celebra su admisión en dicha logia: “La cruz está entrelazada con la rosa./ ¿Quién ha puesto rosas en la cruz?”

LA CIENCIA DE GOETHE
La teoría de los colores de Goethe es un ejemplo de su opinión filosófica. Según esta opinión, nuestra psique dota al color de significado. El color es un símbolo de lo que sucede en nuestra alma. Los símbolos de lo que sucede en nuestra alma son formas verdaderas, por lo que los colores son formas verdaderas, ideas en un sentido platónico. Los colores intensifican, compensan y se contraponen a otras ideas, creando una amalgama de polaridades. Para contemplar los fenómenos de la naturaleza desde un punto de vista morfológico y descubrir a los colores como ideas capaces de transformar nuestro ánimo, no necesitamos máquinas muy complicadas, sino ser capaces de “ver ideas” como dirían los metafísicos.
Lo que hemos puesto arriba son las bases de la cromoterapia según Goethe, en la cual los colores se agrupan en dos tipos distintos: los colores positivos o activos que “causan una actitud animada, emprendedora, activa”. Estos colores son el amarillo, el naranja y el rojo amarillento.
Los colores negativos o pasivos “se adaptan a un humor intranquilo, maleable, apasionado, tierno y lleno de emoción. Estos colores son el azul, el azul rojizo, el rojo azulado.
En consecuencia, según Goethe el rojo posee una gran dignidad y seriedad en vista de que reúne en sí a todos los demás colores (según Newton el blanco es la suma de los colores).
Un paisaje claro, mirado a través de un cristal rojo, nos conmueve porque “la atmósfera se transforma y nos infunde un temor reverente que nos hace pensar en el día del Juicio Final”. El amarillo es “alegre y tiernamente activo”, al reforzarse con el rojo, se vuelve “más potente y magnífico”, y se adapta más que cualquier otro color a “dar el sentido del calor y la delicia”. El azul es “una encantadora nada”, pero si se mezcla con el rojo, dando azul rojizo, nos pone nerviosos, llena nuestro corazón de inquietud y nos empuja a la inactividad.

 

 

 

Encontramos que Goethe fue uno de esos espíritus que había en él una fuente inagotable de la grandeza.

Frases

"Un hombre vale por tantos hombres cuantos idiomas posee."

 

Siempre resta a cada uno suficiente fuerza para alcanzar aquello de que está convencido.

 

"¡Sea el hombre noble, caritativo y bueno! Es lo único que lo distingue de todos los demás seres."

 

"Todas las inteligencias son invisibles para el que no tiene inteligencia él mismo."

 

"Nada revela tan a las claras el carácter de los hombres como aquello que encuentran ridículo."

 

"El hombre más feliz del mundo es aquel

que sepa reconocer los méritos de los

demás y pueda alegrarse del bien

ajeno como si fuera propio"



La Serpiente Verde

"El Cuento de Hada de la Serpiente Verde y el hermoso lirio",  Goethe habló de un modo aún más íntimo que en el primero. Encontramos misterios ocultos en sus notables imágenes, y  Goethe hizo uso de estas imágenes simbólicas para expresar sus pensamientos más íntimos. Cualquier persona que sea capaz de entender el cuento de hadas sabe que Goethe era un teósofo y místico. Goethe estaba familiarizado con la sabiduría y la concepción del mundo que tratamos de dar contenidas en una forma popular en la Teosofía, y el cuento de hadas en sí es una prueba de ello, sólo que en el momento en que Goethe escribía, el camino aún no se había  realizado para vestir a las más altas verdades en las palabras y darles contenidas en conferencias abiertas por el poder de la razón, estas verdades humanas más íntimas psíquicas no fueron habla abiertamente. Los que dieron un toque de ellos ponen en forma simbólica, y expresó que por medio de símbolos. Esta era una antigua costumbre, que data de la Edad Media, cuando se pensaba que sería imposible poner la mayor comprensión de la forma abstracta, sino que un tipo de experiencia o iniciación era necesario. Esto hizo imposible que la gente hable de estas verdades, que creía que un tipo particular de estado de ánimo, una especie de alma especial atmósfera era necesaria para comprender estas verdades, no podían ser captadas por el mero intelecto.