Leyes del mundo espiritual

La esencia de la naturaleza del mundo sensible es verdaderamente espiritual, es espíritu.

Todo sentimiento de verdadera devoción, cultivado en el alma, desarrolla una fuerza que hará progresar al hombre en el campo del conocimiento.

Todo conocimiento que busques solo para aumentar tu propio saber y para acumular tesoros personales, te desviará del sendero; pero todo conocimiento que busques para madurar en el empeño del ennoblecimiento humano y de la evolución del mundo, te hará progresar un paso más.

Así como el mundo mineral, el mundo vegetal y el mundo animal están en nuestro torno, también lo estaban los mundos del alma y del espíritu, una vez  nos  rodeo. Y lo que entonces era fuera de nosotros, ahora es nuestra alma, que la hemos hacia el interior, lo que para empezar, estaba afuera y alrededor. Esto se ha convertido en el alma. El espíritu, también, una vez estuvo hacia fuera al alrededor. Y lo que es ahora el alrededor de nosotros  se convertirá en nuestra vida interior. 

 

*Toda idea que para tí no se convierta en un ideal, apaga una fuerza en tu alma; toda idea en cambio, que se convierte en un ideal, crea en tu ser fuerzas vitales.

*Ajusta cada uno de tus actos, cada una de tus palabras, de manera que no coartes la libertad de obrar de persona alguna.

*Nada que el hombre realice que no logre su conciencia, contribuiá a su desarrollo.

*La Libertad vive en el pensar humano y la vountad no es directamente libre , sino el pensamiento que fortalece a la voluntad.

Imaginación

Conocimiento imaginativo. El ojo espiritual se extiende en imágenes que están atrás del mundo de los sentidos. Si estamos ante una planta, el ojo espiritual extrae lo que el ojo físico ve como color, de manera que éste flote libremente en el aire y empieza a ser vivificada por el espíritu en lugar de vivificada por lo material de la planta. Cada color es la expresión de la peculiaridad de una entidad espiritual-anímica. Si destella una imagen color verde, será la expresión de un ser inteligente, si destella una imagen de color rojizo claro será la expresión de una entidad pasional, también se presentan la imagen de los sonidos, de los olores, sabores. Esta percepción no tiene nada que ver con lo que uno se imagina. Es una percepción de índole diferente a la sensorial.

Una imagen o una imaginación trabaja de una manera viva, como un ser vivo en sí.

El elemento espiritual que sostiene la imaginación es el arquetipo espiritual del sistema oseo.

Inspiración

Para comprender a estas entidades espirituales-anímicas es necesario desarrollar elevar al conocimiento de la inspiración. Asi las propias entidades comunican lo que son y quienes son.

Cuando nosotros estamos entre la muerte y el nuevo nacimiento, sin estar sujetos a las leyes de la gravedad terrestre, la atracción hacia ciertas jerarquias es nuestra forma de "movimiento" espiritual. Por la inspiración. El elemento espiritual que sostiene la inspiración es el arquetipo espiritual del sistema muscular.

Intuición

Para que el hombre llegue a la unificación con las entidades espiritual-anímicas sumergiendose en su propia naturaleza requiere el conocimiento intuitivo. A este conocimiento solo puede tener acceso el hombre que haya desarrollado en sí mismo el amor hacia todos los seres; y que no haga distinción entre él y los demás seres del ambiente espiritual, porque ha derramado su propio ser en todo el ambiente espiritual. El elemento espiritual que sostiene la intuición  es el arquetipo espiritual del sistema nervioso.

 

La verdad

Es la conductora de los hombres hacia la concordia y comprensión mutua. entre más desarrollemos la verdad nuestro ser tanto más lo fortaleceremos.

Conciencia moral

Tras la conciencia moral yace una pequeñísima chispa, que ha sido colocada en el alma humana como algo eterno y que cuando se la escucha, muestra con fuerza irrebatible, las leyes del bien y del mal.

Es algo que habla en el alma humana con una gran fuerza primaria.

La dignidad humana depende de la conciencia moral, es un bien individual sagrado, en el que nada del mundo exteior debe intervenir.

La conciencia moral es una garantia para nuestra relación con las fuerzas divinas primigenias del universo.

Meditación de la Piedra Fundamental

Meditación ofrecida por Rudolf Steiner 1º de enero, 1924

¡Alma humana!

Tú vives en las extremidades

que por el mundo del espacio

al mar del ser espiritual te llevan:

Practica la recordación del espíritu

en lo profundo del alma,

donde, en el obrar

del ser creador de los mundos,

nace

el propio yo

en el yo de Dios;

y vivirás verdaderamente

en el ser cósmico del hombre.

Pues obra el Espíritu Padre de las alturas.

Generando ser en las profundidades del cosmos.

Serafines, Querubines, Tronos,

haced resonar desde las alturas

lo que eco encuentra en las profundidades.

Esto dice:

Ex Deo nascimur.

Oyen esto los espíritus elementales

al Este, Oeste, Norte, Sur:

que lo oigan los hombres.

 

¡Alma humana!

Tú vives en la pulsación del corazón y del pulmón,

que a través del ritmo del tiempo

al sentir del propio ser anímico te conduce:

Practica la contemplación del espíritu

en el equilibrio del alma,

donde las fluctuantes

acciones del devenir cósmico

unen

el propio yo

al yo cósmico;

y sentirás verdaderamente

en el actuar del alma humana.

Pues obra en derredor la voluntad de Cristo

confiriendo gracia a las almas en los ritmos cósmicos.

Kyriotetes, Dynamis, Exusiai,

haced que desde el oriente se encienda

lo que por el occidente se forma;

esto dice:

in Cristo morimur.

Oyen esto los espíritus elementales

al Este, Oeste, Norte, Sur;

que lo oigan los hombres.

                  

¡Alma humana!

Tú vives en la calma de la cabeza,

que desde los fundamentos eternos

los pensamientos cósmicos te transmite:

Practica la visión del espíritu

en la calma del pensar

donde los eternos fines de los dioses

otorgan

luz del ser cósmico

al propio yo

para su libre voluntad:

y pensarás verdaderamente

en lo profundo del espíritu humano.

Pues los pensamientos cósmicos del espíritu,

implorando luz, obran en el ser cósmico.

Archai, Arcangeloi, Angeloi,

permitid que desde las profundidades los ruegos

en las alturas sean oídos.

Esto dice:

Per spiritum sanctum reviviscimus.

Oyen esto los espíritus elementales

al Este, Oeste, Norte, Sur;

que lo oigan los hombres.

 

En la inflexión de los tiempos

entró la luz del espíritu cósmico

en el devenir terrestre;

las tinieblas de la noche

habían dejado de reinar;

clara luz del día

resplandeció en las almas humanas;

Luz

que da calor

a los pobres corazones de los pastores,

Luz

que ilumina

la frente de los sabios reyes.

Luz Divina

Cristo-Sol

da calor

a nuestros corazones;

ilumina

nuestras frentes;

 

que el bien resulte

de lo que

de corazón fundamos,

de lo que de la cabeza

con conciencia

nos proponemos.

 

Traducción: Frank Thomas Smith y María Teresa Gutiérrez

 

Versión alemana

 

Meditación de la Piedra Fundamental

Lectura On Line